Translate

jueves, 23 de enero de 2014

Opus y Ley antiaborto

Los que me conocen bien saben que suelo dale muchas vueltas a las cosas y que mis conclusiones no suelen ser las usuales. En materia política me ciño bastante a la similitud entre hechos actuales y otros que ya fueron realizados por los hombres. El que tratamos hoy, la Ley Antiaborto, me ha recordado de forma inmediata ciertas acciones llevadas a cabo por los nazis durante su reinado de terror. La alarma que está despertando esta Ley es tal que hasta Barack Obama ha hablado de la necesidad de defender el Derecho de las mujeres a abortar. ¿Por qué suscita tanta oposición en los países democráticos algo que sería solamente interno? Quizá parte de la respuesta se halle en ese recuerdo que, creo, es compartido por mandatarios como el Presidente de los Estados Unidos y le ha llevado a hacer tales declaraciones. Os contaré una historia:

Tras la Operación Kolibrí, la famosa noche de los cuchillos largos en la que las SS de Himmler asesinaron a
los jefes de las SA, el poder del delfín de Hitler subió como la espuma; fue el 2 de Julio de 1934. Un año después vieron la luz las Leyes de Nuremberg, las cuales fijaban claramente quienes eran arios y quienes no. Era el comienzo de la super-raza. Cuando Himmler obtuvo el mando de las SS en 1929 estas no eran más que un grupo de élite de 208 hombres encargado de la seguridad personal de Hitler; en 1932 sus efectivos habían ascendido a más de 52.000 y a finales del año siguiente eran más de 209.000 hombres. Casi todos ellos eran adolescentes, procedentes de las Juventudes Hitlerianas que, tras pasar las exhaustivas pruebas de pureza de raza, eran trasladados a los centros de adiestramiento donde recibían formación ideológica y eran iniciados en los ritos secretos y las ceremonias ideadas por Himmler. Se les proveía de todo lo necesario para considerarse seres superiores investidos directamente por los dioses.

Los SS solo podían contraer matrimonio con mujeres que también hubiesen superado las pruebas de raza y sin duda alguna sobre su adhesión a la ideología nazi: rubias, de ojos azules y de más de 1'60 mts de estatura. La idea de Himmler era la refundación de la raza aria a partir de sus tropas de élite. De esta forma, un matrimonio SS debía tener al menos 4 hijos que, dado el condicionamiento de sus padres, serían educados desde la cuna dentro del ideario y los ritos de Himmler. La cosa no acaba aquí. Himmler alentaba la promiscuidad entre sus tropas. Un SS debía dar al Reich todos los hijos que pudiese engendrar y, para ello, el 12 de Diciembre de 1935 puso en marcha el proyecto "Lebensborn", Fuente de vida, al tiempo que Goebbels lanzaba una campaña publicitaria pidiendo madres que tuvieran hijos para Hitler. Para cumplir los objetivos prometieron importantes privilegios y beneficios económicos a las mujeres que aceptasen este papel de reproductoras y establecieron una red de clínicas especiales para que pudieran dar a luz y cuidar de sus hijos.

Pero la obsesión de conseguir la super-raza llevó al establecimiento de claras diferencias de trato. Mientras
las esposas SS cuidaban y educaban a sus hijos, las madres reproductoras solo podían permanecer junto a ellos durante un periodo de tres meses. La razón es clara: los niños nacidos en Lebensborn pertenecían al Reich y no podían sufrir la influencia de sus padres, educándoles así desde la cuna dentro del ideario nazi. Con el inicio de la guerra el Reich distribuyó por los territorios conquistados a los "seleccionadores de raza" y creó maternidades en Holanda, Francia, Noruega, Bélgica y Luxenburgo. Llevaban un riguroso registro en el que figuraban todos los nacimientos, siendo borrado el nombre de los padres y cambiados los apellidos. Los más inteligentes serían adoptados por familias SS o familias pertenecientes al Reich que hubiesen hecho méritos suficientes y los menos hábiles tendrían como destino el reemplazo de efectivos de las Waffen-SS caídos en el frente. Pero todos habrían sido condicionados en la obediencia ciega y las creencias y ritos de las SS, algo imposible de borrar del cerebro de un ser humano.

Al leer las restricciones y los condicionantes de la nueva ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, deduje lo que muchos hemos visto: a partir de la promulgación de tal desatino en España era imposible abortar. Ni más ni menos. Frente al sentir general de atropello y la reivindicación lógica de la libertad de las mujeres la primera duda que me asaltó fue sobre los posibles nacidos. ¿Qué iba a ocurrir en un país en el que una de las principales causas de interrupción de un embarazo es, en plena crisis, económica? ¿Qué iba a ocurrir con los niños que naciesen dentro de la clase obrera en familias con graves dificultades? Y la luz se encendió al comprender quién está detrás de todo esto: El Opus Dei. Y, de forma inmediata, apareció Lebensborn asociado a ello.

Es evidente que hoy en día poner en marcha literalmente una estrategia así resulta impensable pues, aunque la dictadura del capitalismo se halle fuertemente implantada y el fascismo haya copado los mercados y posea el control de la mayoría de los Medios de comunicación, las fuerzas de Orden público y los ejércitos, saben que el rechazo sería rotundo y desembocaría en un estallido social generalizado imposible de controlar. Investidos de una paciencia absoluta van aplicando las distintas estrategias de control sociológico de forma paulatina, distrayendo nuestra atención mediante focos mediáticos muy estudiados y disfrazándolas de "cambios necesarios" para ocultar el fin real que persiguen; son las llamadas "cortinas de humo". En este sentido, aún no tenemos los nombres de los que dirigen esto, España vuelve a ser el "campo de pruebas" del fascismo más ultra y, al igual que Durango y Gernika fueron ensayos para ver la reacción de los pueblos inermes al ser bombardeados, la implacable destrucción de Derechos socio-laborales -en tan solo 2 años- no es más que una prueba de acción-reacción. Tras la cortina de la crisis han dejado en los huesos el Estado Democrático Social y de Derecho definido en el Título I de la Constitución de 1978; en este momento no queda de él nada más que el recuerdo. Ni más ni menos. Da igual que los niños no coman, da igual que 1.875.000 familias tengan ya a todos sus miembros en paro, da igual que la tasa de paro sea del 26%, da igual porque es lo que persiguen desde el principio de los tiempos. La cifra es brutal pero nos centra perfectamente: 20 familias en el mundo poseen la misma riqueza que la mitad de la humanidad junta. Es pavoroso.

Pero tienen un problema grave: cada vez hay menos jóvenes a los puedan educar dentro de sus doctrinas. Ya ni siquiera los hijos de los super-numerarios del Opus se atreven a llevarles a sus centros universitarios porque se están encontrando con que al volver a casa traen consigo deudas crediticias de entre 7.000 y 42.000 € pedidos por los centros de la Obra en nombre de los alumnos y sin conocimiento de los padres. Esto por no hablar de la asistencia de los jóvenes hijos de trabajadores a las iglesias, que podríamos calificar de casi nula. La captación de nuevos acólitos jóvenes y moldeables se les ha puesto muy complicada y es precisamente en el campo seglar donde esta secta se apoya para lograr sus fines y extender sus tentáculos. Si hurgamos un poco en la web encontraremos datos de sus sucesivas implantaciones y periodos de crecimiento; las más radicales han sucedido en Latinoamérica, en Chile y Argentina durante las dictaduras de Pinochet y Videla por ejemplo. La presencia en las zonas pobres con grandes colegios-residencia, Centros de formación profesional, internados, etc, hacen que hoy en día el 30% de alumnos a nivel mundial se encuentren allí. Perú, Ecuador, Brasil, Méjico, Colombia, son países en los que tienen una fuerte implantación. Escuelas doctrinales en las que se enseña a los hijos de los ricos que son los destinados a dirigir el mundo y a los hijos de los pobres a ser trabajadores abnegados porque es el trabajo bien hecho el que nos dignifica y no debemos aspirar a ser más que aquello para lo que nos destinó el señor. Si eres hijo de albañil tu deber para con Dios es ser albañil, como tu padre, y no arquitecto, que eso es pecado de soberbia.

De este modo, ¿por qué no pensar en dificultar el aborto de tal forma que una mayoría de mujeres se vean
obligadas a gestar y parir esos niños? Después, convenientemente distribuidos, una serie de centros acogerán a los niños y les educarán hasta conseguir darles en adopción a familias ad-hoc. Porque la imposibilidad de alimentar una boca más para la mayoría de las familias trabajadoras es patente en este momento y no tiene visos de arreglarse en los próximos 15 o 20 años. La incertidumbre laboral es tal que lo más normal será el cambio continuo de empresa sin seguridad alguna de mantener el empleo por más de un año. Así pues es lógico que muchas de estas familias, casi sin recursos o con recursos escasos y obligadas a llevar a término la gestación, decidan entregar el bebé a un centro que garantice su bienestar y su formación hasta la adopción, máxime cuando a los menos preparados se les anuncia un calvario de autorizaciones judiciales y reconocimientos psiquiátricos para poder obtener la autorización para interrumpir el embarazo. ¿Por qué no pensar en una red de casas-cuna del Opus? Y no necesariamente aparecerían estos establecimientos como pertenecientes a la secta o a la iglesia; recordemos que el trabajo que realiza el Opus es siempre en el campo seglar y mediante seglares numerarios o supernumerarios.

Para la clase media es más asequible puesto que el nivel económico del entorno ofrece mayores posibilidades de acceso a los sistemas de sanidad de países como Reino Unido o Francia, lo cual es una burrada, claro, pero la preparación es mayor y el viajar a Londres no supone un abismo insalvable. Vamos a situar un poco las cifras:

Durante el año 2012 se llevaron a cabo en España 120.390 interrupciones voluntarias del embarazo (IVE). Basémonos en esta cifra para los cálculos, cogiendo para ello las cifras estadísticas de ese año:

  • La banda principal de  IVE abarca de los 20 a los 39 años donde se llevaron a cabo 91.601 interrupciones. En la banda inmediatamente anterior, 15-19 años se produjeron 13.198 y en menores de 15 años tan solo 460. 
  • De la banda principal, 82.759 eran trabajadoras por cuenta ajena -de las cuales 30.134 estaban desempleadas- y 7.480 eran amas de casa o similares. Por tanto, la mayoría de IVEs, un 73'6%, se produjo entre mujeres trabajadoras por cuenta ajena o en situación de desempleo. 
  • Según el lugar de nacimiento la cifra de mujeres españolas es de 68.053 seguida de las mujeres suramericanas, 23.201. 
  • Según el nivel de estudios, hasta ESO se produjeron 65.994 IVEs, con bachillerato o FP fueron 29.333 y con estudios universitarios 14.433.

El perfil mayoritario que puede extraerse de estos datos es el de una mujer con estudios básicos de entre 20 y 39 años, trabajadora por cuenta ajena o en situación de desempleo. Es precisamente la banda de población más golpeada por la crisis, aquella en la que se están produciendo los despidos masivos y los desahucios, aquella que ha perdido las ayudas de dependencia y que ve como se extingue el subsidio de desempleo. Sin casi preparación se va a ver abocada a recorrer juzgados y consultas psiquiátricas para que le concedan el permiso para poder interrumpir un embarazo que supone una gravísima carga prácticamente imposible de soportar. Es una bestialidad, a nadie se le esconde este hecho. Infiramos algunas cifras más:

  • Supongamos que la cuarta parte de estas mujeres deciden que "no tienen más remedio que llevar a cabo el embarazo", o ponerse en manos de un carnicero, y que el 75% restante -apoyándose en las facilidades que les pueda ofrecer un Sistema Nacional de Acogida o algo similar- se comprometan a entregar al bebé para su adopción una vez nazca. Tendríamos un total de 49.496 bebés para acoger. 
  • En el siguiente segmento, bachillerato y FP, invierto los porcentajes y así, me quedarían 2/3 que decidirían intentar sacara adelante a su hijo, o viajarían a Francia o al Reino Unido, y el tercio restante que se comprometería a entregarlo en adopción tras el parto. Un total de 9.778 niños. 
  • La suma total final sería de 59.274 niños en un año.

¿Podemos concebir un Plan Integral de Ayuda a la gestación, crianza y escolarización de estos infantes? Desde luego que sí; un plan que incluso favorecería la formación en escuelas especiales y casas-cuna que recibirían el apoyo de grandes empresas y bancos como parte de sus obras sociales presentado incluso como Ley Orgánica o, en su caso, como Decreto Ley de medidas urgentes. En cualquier caso, la preparación de esos niños desde la más tierna infancia, el adoctrinamiento de sus mentes, sería visto como una inversión de futuro, la formación de un verdadero ejército seglar que jamás pondría en duda los designios de los amos pues no habría conocido más mundo que el que quieran mostrarle. Una legión de nuevos esclavos que han aprendido a encontrar la felicidad suprema acatando cualquier orden de un ser superior que, con rizos en la nuca, gomina, traje a medida, zapatos caros y gran coche, es tan benevolente que, a veces, hasta perdona los errores.

Muchos dirán que estoy loco y que me habré tomado alguna copa y me ha sentado mal, otros pensaréis que igual esta vida a veces es más parecida a un film de terror, los más se habrán divertido con mis ocurrencias.
Pero yo lo considero tan plausible que he decidido contarlo, porque el fregado que se puede liar con tanta miseria suelta por el país entre los trabajadores es terrible y, digo yo, por alguna razón habrán decidido llevarlo a cabo. No creo que sea porque les preocupen los derechos de un ente no nato, los de los que estamos ya sobre el mundo les importan tres puñetas -es más, llevan 2 años borrándolos de las leyes- así que no me creo nada que de su verborragia y su demagogia venga.  Ahora hace falta que nos tomemos la amenaza en serio y decidamos que somos más, que unidos no pueden vencernos, que hay ya muchas voces en el mundo alzándose contra ellos y que ha llegado la hora de darle cuerda al cerebro, afinar las papeletas, calzar las zapatillas y ponernos de una vez en marcha.

Que así nos va.

martes, 14 de enero de 2014

Dogma, dogma, dogma...

Feliz año a todos; del camino a recorrer en 2014 hacia la unidad de todos los demócratas depende nuestro
futuro como país y como sociedad. No es moco de pavo esto, el enemigo es formidable y posee gran astucia y habilidad para el engaño. Mientras en Europa, y el resto de Occidente, son los mercados los que dictan las normas aquí, al amparo de su sombra, el OPUS DEI continúa horadando las mentes y las conciencias. Y es muy grave; y no nos queremos dar cuenta.

Llevaba mucho tiempo sin hacerlo, muchos años. Por razones que no vienen al caso, el pasado día 5 de Enero asistí a Misa mayor en un monasterio cartujo; misa cantada por los monjes desde una sillería de maderas nobles y ante el retablo mayor, gótico tallado en alabastro, posteriormente policromado, una joya de finales del siglo XV. Soy persona racional y pragmática y entiendo la necesidad que los seres humanos tenemos de creer en un Ser superior, unas veces, las más, para pensar en su amparo ante nuestras cuitas y otros, las menos, para culparle de nuestros males. Pero, ya en pleno siglo XXI, no acierto a comprender el paroxismo de esa liturgia en la que el oficiante, vestido con ricos ropajes, se inclina ante muñecos tallados y sahuma libros salidos de las manos, y las mentes, de los hombres intentando evidenciar que contiene un mensaje dictado directamente por su Dios hace más de 3000 años.

Y, mirando a través del humo del incienso, aparece el Dogma. Todos los fieles lo aceptan porque es, precisamente, en eso en lo que consiste el juego: aceptar como cierto aquello que nos dicen sin cuestionarlo. Quizá la mejor explicación se halle en un chiste muy antiguo:

"Un profesor de religión intentaba hacer comprender a su alumno lo que es la fe. Le razonaba:
-Vamos a ver, Pepito: si te enseño una lata cerrada sin etiqueta tu no puedes ver lo que contiene ¿verdad? Pues si te digo que contiene melocotones y tu, sin abrirla, realmente lo crees eso es Fe. A ver si lo has comprendido; ¿qué es fe? Y el niño responde: Melocotones en lata, fray Alberto."

Esta es la base del dogmatismo; la palabra aceptada del profesor sobre el contenido del envase es el Dogma. Y, por ende, cualquiera que intente abrir la lata para comprobar si es verdad lo afirmado es señalado como hereje. Extrapolemos esto y reflexionemos un instante: Si nos están diciendo que la crisis ya se ha acabado y que estamos saliendo a flote ¿cómo somos tan soberbios y nos atrevemos a cuestionarlo, viniendo tal mensaje de hombres de Dios?

Esa es la mejor demostración de la necesidad que tienen de meter en el currículo escolar la asignatura de Religión, la que moldea las mentes infantiles de los hijos de los pobres preparándolas para que, de mayores, acepten sin cuestión los designios de los llamados por Dios a regir sus destinos. Así fue antes, desde el Egipto de los faraones, y así quieren que continúe siendo per secula seculorum. El mensaje es claro: Debemos aceptar sin reservas aquello que los amos nos dicen. Si empleamos un ratito en reflexionar sobre esto, nos daremos cuenta de cuál es la razón principal por la que la sociedad española no ha dicho aún basta. La mayor parte de nosotros fuimos educados en la aceptación del Dogma y, para muchos de nosotros, aún tiene credibilidad la palabra de los que gobiernan pues no somos capaces de separar lo humano de lo divino; nos decimos: "¿Y si fuera cierto lo que dicen? es que hablan con tanta convicción...".

Estos que hoy gobiernan son, en su mayor parte, supernumerarios del Opus Dei; están empleando todos los
resortes que antaño implantaron en nuestras mentes infantiles para que aceptemos tácitamente esta comunión y nos traguemos las ruedas de molino que, amablemente, nos suministran mientra ellos continúan el expolio de la hacienda y los bienes que entre todos, y con el dinero de todos, creamos desde la muerte del Enano genocida hasta nuestros días. Jugoso Botín el que se están repartiendo en este saqueo sistemático y sistémico. Para lograrlo nos hacen fijar una y otra vez la atención en asuntos menores que crean como recursos de distracción. Su fin último es quedarse con los medios de producción y obligarnos a todos a pagar el coste de su orgía: sus deudas. Desde las Comunidades autónomas vaciaron las Cajas de ahorro; ahora intentan vaciar las arcas del Estado. Ya casi lo han conseguido.

Son, en realidad, una mafia que se apoya en el Dogma para esconder su iniquidad tras el velo del Tabernáculo, gobernando a golpe de Pentateuco. Son los descendientes de aquellos que ordenaron a Roma crucificar al Cristo y continúan crucificando a todo aquel que osa poner en duda su derecho divino de robar. Son los Fariseos, los mercaderes expulsados del Templo, una de las sectas más sanguinarias de la historia de la humanidad. Antes fue el Santo Oficio, ahora es la Ley de Seguridad Ciudadana; el caso es poder continuar encarcelando a todo aquel que ponga en tela de juicio su legitimidad, concedida por Dios mismo, y sus designios. Son los verdaderos Herederos de Franco y su sangrienta cruzada asesina y, a nada que puedan, comenzarán a encender hogueras en las plazas para asarnos vivos a los que nos oponemos y les desenmascaramos. ¿Qué ocurrirá entonces?

Algunos correrán a los ayuntamientos para solicitar la Licencia de venta de refrescos y palomitas "pa ganar
unos duros", los más vestirán sus mejores galas y asistir al evento "vestidos para la ocasión" y algunos continuaremos clamando en el desierto mental de esta sociedad dormida, anestesiada durante siglos por los Summos Sacerdotes de un culto sangriento que debió desaparecer hace ya mucho tiempo fulminado por la luz de la razón. Mas no quiere despertar el que aún duerme, que es invierno y hace frío...

Y así nos va.