Translate

domingo, 3 de febrero de 2013

Pensemos con la cabeza

El jueves pasado era Cayo Lara el que exigía la dimisión de Mariano I, el Recóndito; hoy ha sido Alfredo P. Rubalcaba el que lo ha hecho. De la sra. Díez no se sabe mucho; parece que está contando los posibles votos que le otorga la encuesta de Metroscopia y transcribiendo el guión de El Señor de los anillos III en Facebook para pasar la tarde... Lo juro por Snoopy, que lo he leido en su web. La situación es extremadamente grave para todos nosotros; en este momento no tenemos una sola persona con credibilidad suficiente en el Gobierno como para que pueda ser interlocutor válido frente a Europa y menos un Presidente que ha acabado por rizar el rizo de la cobardía compareciendo ayer ante la prensa, en Génova, encerrado en una pantalla plana de 42 pulgadas puesta sobre un atril. Ya sabía que le gustaba salir en la tele, pero coño ¿salir con la tele puesta? De aquí a nada, si esto no lo remedia alguien, va a acabar enviando un dvd a la Sesión de Control de los miércoles con las respuestas y así puede continuar disfrutando de su puro. Es sobrecogedora la cara dura de la que hace gala y la falta de pudor que muestra. 

Y es que hace falta urgente regenerar nuestro espacio de convivencia; estamos a punto de convertirnos en una sociedad en la que el robo y la estafa se toman con calma, una sociedad adormecida que no lucha porque su país quede limpio de sospechas. Parece que estemos derivando hacia la transformación en una república bananera en la que los únicos valores que importen sean el del dinero y los de Bolsa. Es lo que veo cuando contemplo  estos días las calles vacías, cuando hablo con la gente y se encogen de hombros y piensan que eso solo afecta a los políticos y a sus componendas y que todo lo que denuncian lo denuncian para arrimar el ascua a su sardina y mandar ellos. Es lo que ha dicho hoy González Pons, el Inefable, cuando ha comparecido en la rueda de prensa de contestación a la que acababa de dar Pérez Rubalcaba: que eso lo hacía el PSOE para quitarles lo que es suyo, su triunfo en las urnas, y que no era momento para politicastros. Y no lo entiendo; lo siento mucho, pero no lo entiendo. Lo único que puede darle visos de oportunidad a esta zafia y ruín estrategia del PP es que realmente piensen en Génova 13 que el pueblo español está constituido casi exclusivamente por tontos profundos y que ya han conseguido destruir el Estado de Derecho. Ergo nos estarían insultando a todos nosotros.

De tanto negar lo obvio van a terminar negando que el día es día. Han aparecido todos, a trote corto, con cara indignada, insultones, soberbios, engreidos, uno tras otro estos días, poniendo verde a todo aquel que haya osado poner en duda su honorabilidad y amenazan con querellarse contra la luna si hace falta. Mientras los papeles de Bárcenas cuentan la historia de este latrocinio, de esta estafa inmensa, con pelos y señales ellos dilatan el tiempo para ver con qué más pueden quedarse. Porque a nadie se le escapa que tienen que irse, que no van a poder quedarse ahí y seguir trinkando.

Pero ¿qué significa el que jueguen con el tiempo? Muy sencillo, a base de maniobras dilatorias de todo tipo, recursos, oposiciones, propuestas rocambolescas perfectamente redactadas, llevan los casos que les atañen y les acusan hasta el punto de prescripción. Existen plazos en la justicia para la resolución de cada expediente y eso lo saben bien. Marean la perdiz, se ponen enfermos, proponen testificales, agregan otros grupos de acusación para paralizar las instrucciones... Es todo un mundo en el que los Ingenieros Judiciales se esmeran en cumplir con su cometido, que los casos sean archivados por haber prescrito. De esta forma no existirá sentencia condenatoria y no se les podrá volver a acusar de lo mismo. Uno de los mejores ejemplos lo tenemos en las causas que se siguen contra Carles Fabra; siempre consigue escaparse. Y es que son casos muy complicados de investigar; no son operaciones chapuza, están perfectamente urdidas con vistas a despistar a la Justicia. Las mafias actúan exactamente así.

Por eso es sumamente importante que el nuevo Gobierno, de forma  inmediata, legisle anulando la posibilidad de prescripción de los delitos cometidos por políticos, o por organizaciones cuyo ámbito de actuación sea el entorno de un grupo o partido político. Tiene que acabar también la inmunidad de los políticos. Son personas que detentan la altísima responsabilidad de administrar el poder delegado por los ciudadanos para su representación y tienen que ser continuamente fiscalizados, en el ejercicio del mismo y a posteriori. Los ciudadanos no otorgamos el poder y, ale, ya puedes hacer lo que te de la gana; lo otorgamos con fines muy concretos y esto debe ser evaluado y fiscalizado de forma continua. Y es la forma de acabar con las prácticas corruptas; eso sí es transparencia, lo demás son zarandajas. Claro, alguien me dirá que si no son inmunes pueden ser acusados en cualquier momento y por cualquiera. La solución es fácil también, basta con endurecer proporcionalmente las penas para aquellos que acusen sin base o a través de maniobras para paralizar la actividad de un representante de los ciudadanos; al que cometa una iniquidad así, cárcel ineludible.

De la misma forma, el programa electoral votado debe constituirse, por ley, en contrato de obligado cumplimiento por parte del partido que obtenga la mayoría de gobierno y la confianza de la cámara. Esto va a dificultar las acciones de gobierno que precisen de pactos, pero también esta limitación hará que no se puedan emplear maniobras demagógicas para sortear aquellos puntos que entrañan dificultad. Y, cuando los cambios sean sustanciales, deben ser consultados a la ciudadanía mediante Referendum vinculante. No puede volver a llegar al poder  un partido con la mentira como programa, que es como ha llegado el PP al Gobierno y por eso es por lo que está sucediendo todo esto.

Pero nosotros, como ciudadanos, tenemos también nuestros deberes en toda esta lucha. No podemos continuar en casa esperando a que nos saquen las castañas del fuego como estamos haciendo hasta ahora. Los que tenemos conocimiento claro de lo que acaece tenemos el ineludible deber de explicarlo con palabras sencillas a aquellos que no son capaces aún de vislumbrar la profundidad del problema. Y debemos manifestar nuestra repulsa y nuestro rechazo a estas actuaciones del Partido en el gobierno en las calles y en las redes. Debemos ya de abandonar el camino del enfrentamiento, huir de aquellos que pretendan debilitar las acciones de los partidos que nos representan y buscar en nuestro interior la voz que nos indique dónde está la realidad. Cuando lleguen las elecciones tendremos tiempo de estudiar programas y confrontar opiniones; ahora toca sacar de Moncloa al okupa que se valió de la mentira para instalarse. Es difícil; solo el clamor de todos puede hacer que la labor de nuestros representantes sea efectiva y, entre todos, podamos extirpar de España y para siempre este cáncer que nos corroe a todos y que se llama Corrupción. Aprendamos de nuestros errores y comencemos a pensar por nosotros mismos, sin enfrentamientos; unidos lo conseguiremos. Como en las pasadas elecciones nos quedamos en casa, el franquismo volvió al poder y con mayoría absoluta.

Y así nos va.


1 comentario:

  1. Jose Luis estamos todos muy irritados pero por separado, NOS FALTA EL PEGAMENTO QUE NOS UNA, y eso en estos momentos siento decir que es difícil, vemos enemigos por todos los lados, parece que hay por ahí alguna maquina capaz de medir quien es mas de izquierdas y así nos va, que aún con tantas fechorías como está haciendo en este año el PP, hoy aún ganaría las elecciones.

    ResponderEliminar